Conecta con nosotros

Renovables y Fósiles

¿Para qué se utiliza el gas natural? Guía de uso y seguridad en el hogar

¿Cómo podemos utilizar el gas natural en tantas ocasiones y para qué se utiliza el gas natural?

Publicado

on

Para qué se utiliza el gas natural
Imagen por Pixabay

En 1825 se registró el primer uso comercial sostenido de gas natural en Nueva York. En 1859, se descubrieron vastos depósitos de petróleo y gas natural en el oeste de Pensilvania. El uso comercial y residencial del gas natural despegó en Estados Unidos. En esta misma época, el consumo de gas natural en Nueva York alcanzó cerca de 600 millones de pies cúbicos al año. Los únicos usos del gas natural a mediados del siglo XIX eran las lámparas de gas y la calefacción.

En 1825, se registró el primer uso comercial sostenido del gas natural en Nueva York. En 1859, se descubrieron vastos depósitos de petróleo y gas natural en el oeste de Pensilvania. El uso comercial y residencial del gas natural despegó en Estados Unidos. En esta misma época, el consumo de gas natural en Nueva York alcanzó cerca de 600 millones de pies cúbicos al año. Los únicos usos del gas natural a mediados del siglo XIX eran las lámparas de gas y la calefacción.

Mientras tanto, la Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA) estima que el consumo combinado de gas natural comercial y residencial en Estados Unidos para 2021 será de una media de 22.400 millones de pies cúbicos al día. Y aunque la cantidad de consumo de gas natural ha aumentado enormemente, nuestros usos residenciales y comerciales de esta fuente de energía se han ampliado mucho más.

Pues bien, hoy en día utilizamos este combustible fósil no renovable para casi todo lo que hacemos. En este artículo, veremos para qué se utiliza el gas natural en los hogares y si tener un suministro de gas natural puede mejorar el valor de su casa. También hablaremos de los peligros del gas natural y de todo lo que debe saber sobre los contadores de gas.

¿Para qué se utiliza el gas natural en los hogares?

Desde mediados del siglo XIX, utilizamos el gas natural como fuente de energía para calentar las casas, pero ¿qué otros usos residenciales tenemos hoy en día para este combustible? La tecnología actual y la asequibilidad general de los precios del gas natural nos permiten utilizar este gas, que consideramos el hidrocarburo de combustión más limpia, para casi todo.

Veamos algunas de las formas en que utilizamos el gas natural en casa:

  • Cocinando con placas de cocina, hornos, estufas y parrillas
  • Enfriar nuestras casas con aire acondicionado
  • Secar la ropa con las secadoras de ropa
  • Disfrutar de duchas calientes y desinfectar los platos y la ropa con calentadores de agua
  • Generar energía eléctrica
  • Mantener frescos nuestros alimentos con frigoríficos y congeladores
  • Ver mejor con la iluminación exterior
  • Mantenernos calientes con chimeneas, fogones, calentadores de patio y calentadores de piscina

¿Qué electrodomésticos utilizan gas natural en una casa?

El coste del gas natural es aproximadamente un 68% menor por unidad térmica británica (la medida estándar de energía) que la electricidad. El precio de compra de los electrodomésticos de gas natural puede ser un poco más elevado que el de opciones eléctricas similares.

Aun así, al final, los menores costes de funcionamiento supondrán un ahorro significativo. Veamos con más detalle algunos de los electrodomésticos de gas que puede instalar en su casa para ayudarle a ahorrar en su factura energética.

Placas de cocina, hornos, cocinas y parrillas

Aunque los aparatos de gas se conectan a una fuente de energía eléctrica, utilizan el gas natural como fuente de energía para crear calor. Las cocinas, hornos, estufas y parrillas de gas son elegidas con frecuencia por los chefs profesionales en lugar de las cocinas eléctricas.

No es de extrañar, ya que las cocinas de gas ofrecen muchas ventajas sobre sus competidores eléctricos. Algunas de estas ventajas son el control instantáneo de la temperatura, el menor coste energético y la distribución uniforme del calor.

Las parrillas de gas pueden costar un poco más que las de carbón o propano, pero una vez más, mucha gente cree que los beneficios compensan el gasto inicial.

Las parrillas de gas tienen una excelente eficiencia energética, por lo que acabará ahorrando a largo plazo. Además, no es necesario abastecerse de carbón y líquido para encendedores ni rellenar con frecuencia el depósito de propano, lo que supone un ahorro aún mayor.

El gas natural es también el combustible fósil más limpio, por lo que generará menos gases de efecto invernadero

Aire acondicionado

Utilizar un aire acondicionado de gas natural es otra excelente manera de ahorrar dinero y conservar la energía. Algunos modelos tienen una eficiencia energética tan increíble que consumen hasta un 50% menos de energía que una unidad eléctrica comparable. Además, el agua se recicla en lugar de consumirse al hacer funcionar la unidad. La mayoría de las unidades de gas natural son fiables en temperaturas extremas de hasta 131 grados Fahrenheit. Además, muchos modelos pueden ser alimentados por un generador, lo que los hace ideales para emergencias o para usarlos fuera de la red.

Secadoras de ropa

Las secadoras de ropa a gas funcionan a una temperatura más alta, por lo que, en general, secan la ropa más rápido que sus homólogas eléctricas. Los ciclos más cortos dan lugar a menos volteo, lo que significa un menor desgaste de la ropa, un ahorro de energía más significativo y menos adherencia estática. Además, una vez terminado el ciclo, las secadoras de gas se enfrían más rápidamente, lo que reduce las arrugas.

Refrigeradores y Congeladores

Utilizar el calor para mantener la comida fría parece un poco extraño. Pero los frigoríficos y congeladores no están pensados sólo para el frío. Están pensados para mantener una temperatura regulada. Los frigoríficos de gas utilizan el calor para hacer que la unidad se enfríe utilizando amoníaco como refrigerante. Este proceso se denomina refrigeración por amoníaco o refrigeración por absorción.

Una gran ventaja de la refrigeración por absorción es que no hay piezas mecánicas móviles. Como resultado, los frigoríficos de gas natural son fiables y duraderos, ya que no hay piezas que se desgasten. Otra ventaja es que no tiene que preocuparse de que los alimentos se estropeen si se produce un corte de electricidad.

¿Pueden funcionar los aparatos de gas natural con propano?

.

Dado que tanto el gas natural como el propano se utilizan habitualmente para la calefacción y la cocina, es posible que empiece a preguntarse si puede utilizar ambos gases indistintamente. Después de todo, el propano es un subproducto del gas natural, así que ¿no son prácticamente lo mismo? Pues no. Estos dos combustibles tienen propiedades relativamente diferentes. Pero sí, es posible convertir algunos aparatos de gas natural para que funcionen con propano y viceversa.

¿Cuáles son las diferencias entre el gas natural y el propano?

El gas natural está compuesto principalmente por metano e incluye un poco de etano, butano e incluso propano. Las plantas de gas natural utilizan un sistema de filtración para eliminar impurezas como el ácido, el sulfuro de hidrógeno, el mercurio, el nitrógeno, el dióxido de azufre y el vapor de agua antes de transformarlo en gas natural comprimido (GNC) o en gas natural licuado (GNL).

Durante la producción de gas natural, se añade un odorante con un olor similar al de los huevos podridos como medida de seguridad para ayudarnos a detectar las fugas de gas. Una vez terminado, el gas natural se considera limpio y se distribuye a través de gasoductos hasta nuestros hogares.

El propano es un subproducto del gas natural, es decir, se extrae del gas natural en la planta de procesamiento. Como combustible, el propano incluye en su composición pequeñas cantidades de butano, butileno, propileno y, al igual que el gas natural, un odorante destinado a detectar fugas.

La combustión del propano no es tan limpia como la del gas natural. Produce más dióxido de carbono, vapor de agua y emisiones de escape orgánicas adicionales. Además, se hunde porque es más pesado que el aire, mientras que el gas natural sube.

Por último, el propano no llega directamente a nuestros hogares a través de gasoductos desde las centrales eléctricas. En su lugar, llega en tanques que, una vez vacíos, deben ser sustituidos o rellenados.

¿Qué aparatos son convertibles entre el gas natural y el propano?

Las placas de cocina, los calentadores, las parrillas de exterior, los hornos, las cocinas y los calentadores de agua de determinadas marcas y modelos pueden ser convertibles entre los dos combustibles, ya sea de gas natural a propano o a la inversa. Sin embargo, supongamos que la conversión es incorrecta. En ese caso, tendrá grandes problemas, ya que los depósitos de propano tienen aproximadamente el doble de presión que las tuberías de gas que alimentan nuestros electrodomésticos.

Antes de emprender esta tarea, lo mejor es consultar primero con el fabricante del producto para asegurarse de que éste es compatible con la conversión. Si lo es, contrate a un técnico autorizado.

¿Qué es lo que más gas consume en una casa?

Según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA), el gas natural se utilizó en el 58% de los hogares en 2015 y representó el 44% del consumo de energía residencial en 2019. Cuál era el uso principal del gas natural en estos hogares, te preguntarás? Tal y como habrás sospechado, la calefacción de espacios y el calentamiento del agua -seguidos de la generación de electricidad- son los que más gas residencial utilizan.

Vale la pena mencionar aquí que la cogeneración, o la producción combinada de calor y electricidad (CHP), es un sistema respetuoso con el medio ambiente que utiliza gas natural junto con otros combustibles. Puede proporcionar simultáneamente refrigeración, calefacción y energía eléctrica in situ a partir de una única fuente de combustible, recuperando el calor residual de la electricidad y utilizándolo para refrigeración y calefacción.

Aunque la cogeneración se utiliza principalmente en instalaciones comerciales, industriales y multifamiliares, en algunas viviendas unifamiliares se utiliza una versión reducida denominada microcogeneración. Si esta tendencia creciente se impone, podría convertirse en el principal uso de gas para uso residencial en un futuro sostenible.

¿Cómo calentamos nuestras casas con gas natural?

En la mayor parte de Estados Unidos, excepto en la región sur, el principal uso residencial del gas natural es la calefacción. Entonces, ¿cómo calentamos nuestros hogares con este popular combustible fósil no renovable? El proceso de conversión del gas natural en calor en nuestros hogares es el siguiente:

  • Los científicos producen ondas sísmicas alrededor de las formaciones rocosas subterráneas, como los lechos de carbón y las rocas de pizarra. Cuando se han localizado importantes depósitos de gas natural, o gas de esquisto como se le llama ocasionalmente, se extrae el combustible fósil. En Norteamérica se utilizan métodos como la perforación vertical y el fracking. El fracking es un método en el que una mezcla de agua a alta presión rompe las formaciones rocosas para liberar el gas.
  • Una vez terminada la perforación, el suministro de gas natural comienza a fluir hacia un pozo. A continuación, un cabezal de pozo sustituye al equipo de perforación. En este punto, el suministro de gas se traslada a las instalaciones de la planta de procesamiento a través de gasoductos de recogida.
  • Los gasoductos llevan el gas natural desde las centrales directamente a nuestros hogares a través de gasoductos.
  • El gas natural se convierte entonces en calor. Un quemador enciende el combustible a medida que se desprende de los conductos de gas entrantes. Ese quemador forma parte de una caldera o de un horno.
  • Por último, el calor se transfiere a toda la casa mediante uno de los siguientes métodos:
  • Los sistemas de caldera calientan el agua y luego la bombean por toda la casa a los radiadores colocados a lo largo de las paredes. En algunos casos, la caldera también traslada el agua caliente a un intercambiador de calor. En este caso, el aire caliente se expulsa a través de un ventilador.
  • La calefacción por suelo radiante es cuando las tuberías situadas en el suelo son la fuente de calor. Aunque la casa tarda más en calentarse con este sistema, apreciará los suelos calientes.
  • El aire caliente forzado es el sistema de calefacción más utilizado hoy en día. En este caso, un horno calienta el aire a su alrededor. Un ventilador situado en el interior del horno envía entonces ese aire caliente a través de los conductos de aire y fuera de las rejillas de ventilación de las habitaciones.

¿La conversión a gas natural añade valor a su casa?

Es cierto que el uso de aparatos de gas natural en lugar de los eléctricos le permitirá ahorrar dinero en la factura de la luz. Pero, ¿hacer la conversión a gas natural añadirá valor a su casa? En resumen, la respuesta es sí. Sin embargo, no se apresure a comprometerse.

En 2010, la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas realizó una encuesta en la que concluyó que las casas que funcionan con gas se venden por un 6% más que las que funcionan con electricidad y se venden más rápido. Sin embargo, el coste de convertir una casa a gas natural le supondrá miles de dólares. Para saber si es económicamente beneficioso para usted, primero tendrá que hacer algunos números.

Peligros y precauciones del gas natural

Para muchos de nosotros, el gas natural forma parte de nuestra vida cotidiana. Está dentro de nuestras casas, se utiliza como materia prima para la fabricación e incluso se usa como combustible para algunos vehículos. Ser consciente de los peligros del gas natural y saber qué precauciones tomar son medidas de seguridad fundamentales. Para cubrir esta información, responderemos a algunas preguntas frecuentes sobre su seguridad y salud en relación con el gas natural.

¿Cómo se detecta una fuga de gas natural?

Aunque el gas natural puro no tiene olor, las centrales eléctricas añaden una sustancia (llamada odorante) que huele de forma similar a los huevos podridos o al azufre. El odorante ayuda a avisar cuando hay una fuga de gas natural.

Estos son algunos signos adicionales de que puede haber una posible fuga:

  • Oír un ruido sibilante o un silbido
  • Ver una conexión de la línea de gas dañada
  • Ver tierra removida o evidencia de excavación cerca de una posible línea de gas
  • Ver polvo que sopla o una nube blanca en un espacio cerrado
  • Ver burbujas en el agua estancada
  • Notar plantas muertas o moribundas

¿Qué debe hacer si huele a gas?

Si sospecha que hay una fuga de gas, evite crear chispas (como encender una cerilla), tocar aparatos eléctricos y fumar. Salga del área inmediatamente, deje la puerta abierta y diríjase a un lugar más seguro. Llame a su compañía de gas tan pronto como sea seguro para informar de la fuga. Si no tiene el número o cree que la situación puede ser grave, llame al 911.

¿Puede ser perjudicial respirar gas natural?

Aunque la exposición de bajo nivel al gas natural no le hará daño, la exposición a largo plazo puede provocar depresión, una disminución de la calidad de la salud y problemas respiratorios. Por no hablar de que las fugas graves conducen a un agotamiento del oxígeno, lo que provoca la asfixia y la muerte.

Estos son algunos síntomas reveladores a los que hay que prestar atención:

  • Problemas respiratorios
  • Mareos
  • Irritación de ojos y garganta
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas

¿El gas natural produce monóxido de carbono?

El gas natural produce menos contaminantes (como dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y otras emisiones de partículas) que otros combustibles fósiles. Pero eso no significa que sea una fuente de energía realmente limpia. Puede ser el hidrocarburo de combustión más limpia, pero cuando no se quema completamente, puede liberar monóxido de carbono.

Los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono a los que hay que prestar atención son

  • Dolor de pecho o de estómago
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de control muscular
  • Náuseas
  • Problemas de visión
  • Piel rosada o roja y labios rojos y brillantes

Además de utilizar sus sentidos, considere la posibilidad de tranquilizar su mente instalando un detector de monóxido de carbono en su casa.

¿Qué debo saber sobre los contadores de gas?

Lo último que querrá saber si utiliza gas natural en su casa es el contador de gas. De este modo, estará seguro de que sólo paga por el gas que utiliza. Tu proveedor de servicios puede encargarse de facturarte, pero puede hacer una estimación. Si no quieres pagar de más, es buena idea hacer una lectura mensual.

Sigue estos sencillos pasos para convertirte en un experto en contadores:

Paso 1: Encuentre su contador

¿Qué aspecto tiene un contador de gas? Bueno, la mayoría de los contadores de gas están instalados cerca de las líneas de gas de entrada en el exterior de su casa. Si no lo encuentra en el exterior, es posible que esté en el sótano o en un cuarto de servicio. La mayoría de los contadores tienen cuatro o cinco esferas que se asemejan a relojes con números y manecillas que se mueven tanto en el sentido de las agujas del reloj como en sentido contrario. Sin embargo, algunos contadores más nuevos tienen números digitales.

Paso 2: Localice el número de su contador de gas

Su número de referencia del punto de medición (MPRN), también llamado a veces número M, identifica el suministro de gas específico de su casa. Tendrá entre seis y diez números y sólo podrá encontrarlo en la factura de la compañía eléctrica o visitando la página web «Buscar a mi proveedor».

Paso 3: Aprenda a encender y apagar su contador

En el interior de su vivienda encontrará la válvula principal del lado de la casa. En las casas más antiguas, es probable que esté situada en la tubería por la que el gas natural entra por primera vez en su casa. En las casas más nuevas, la válvula de cierre principal estará probablemente junto al calentador de agua o la caldera. Esta válvula abre y cierra el suministro de gas a toda la casa.

Además de la válvula de cierre principal, todos los aparatos de gas deben tener una válvula de cierre a menos de dos metros del aparato, lo que permite controlarlo de forma independiente. Por último, las casas más antiguas pueden tener una válvula principal junto al contador de gas. Lo mejor es dejarla en paz, ya que sólo está destinada al uso de los empleados de la compañía de gas. Sin embargo, en caso de emergencia, puede girar esta válvula en sentido perpendicular a la tubería en la que se encuentra para cortar el suministro de gas y en sentido paralelo para encenderlo.

¿Es el gas natural adecuado para su casa?

Ahora que conoce todas las formas de utilizar el gas natural en su hogar, es un momento excelente para ponerse en contacto con su proveedor local de servicios públicos. Pregunte por todas las posibilidades que tiene a su disposición, incluidas las opciones de energía renovable. Asegúrese de obtener el mejor plan de energía para usted considerando todas las opciones antes de contratar.

En Energias Digital hacemos todo lo posible para proporcionarle acceso a información y guías centradas en las energías renovables, estudios de casos, tendencias tecnológicas, mercados, empresas y mucho más.

Seguir Leyendo
Publicidad
Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Salir y deshacer

Publicidad
Publicidad

Más Leído