Conecta con nosotros

Consejos

Cómo ahorrar energía: ¿Deberías usar un ventilador o el aire acondicionado?

Aquí entra la vieja pregunta: ¿Debes usar un ventilador o el aire acondicionado para sobrevivir al verano?

Publicado

on

Cómo ahorrar energía
Imagen por Pixabay

¿Recuerdas la primera vez que te diste cuenta de que el aire acondicionado no era gratis? Apostaríamos a que uno de tus padres te enseñó esta lección. Seguramente fue después de que mantuvieras la puerta de casa abierta demasiado tiempo.

Ahora que tienes que pagarlo tú mismo, la idea de dejar la puerta entreabierta en un caluroso día de verano es absurda. Es imposible que dejemos que el preciado aire fresco se escape a la sauna de 97°F que hay en la puerta principal.

Tu aire acondicionado trabaja duro para mantener su casa cómoda durante los calurosos meses de verano. Es posible que la última factura de la luz del verano te haya sorprendido tanto que de repente te hayas encontrado buscando en Internet formas de sobrevivir al calor del verano.

¿Qué es lo que más energía consume en casa?

En Estados Unidos, el sector residencial es el tercer mayor consumidor de energía. De todo ese consumo de energía residencial, el 35% se desperdicia.

¿Qué es lo que más energía consume en su hogar? Es importante entender a dónde va su energía para que tenga una mejor idea de cómo sus hábitos afectan a su factura energética.

Calefacción y refrigeración

Cuando se trata del usuario número uno de la energía residencial, el claro ganador es su sistema de calefacción y refrigeración. No es de extrañar si tenemos en cuenta que la temperatura es uno de los temas más discutidos en el hogar. Aunque algunos miembros de su hogar pueden estar en desacuerdo con su decisión de subir el termostato unos grados en verano, tiene el potencial de ahorrarle dinero en su próxima factura.

Calentador de agua

Que la calefacción y la refrigeración sean el uso número uno de la energía puede no haber sido una sorpresa, ¡pero seguro que el número dos de la lista sí lo es! Así es, su calentador de agua está usando más energía de la que pensaba. Por eso, los expertos recomiendan poner el interruptor en modo vacaciones cuando esté fuera de la ciudad para reducir el gasto de energía.

Iluminación

La iluminación es uno de los mayores consumidores de energía del hogar. Hazte un favor y apaga las luces la próxima vez que salgas de la habitación.

Lavadora y secadora

Otra adición obvia a la lista es la lavadora y la secadora. La frecuencia con la que usas estos aparatos, su tiempo de funcionamiento y la energía que requieren para funcionar, hacen que sea imposible no incluir estos dos en lo alto de la lista.

Frigorífico

Solemos olvidarnos de nuestro frigorífico hasta la hora de la merienda, pero eso no significa que no funcione todo el día, todos los días. Aunque no es el principal consumidor de energía, consume una cantidad considerable de energía. Los modelos más antiguos son conocidos por el desperdicio de energía, pero los modelos más nuevos también pueden ser una fuente importante de desperdicio si alguien en su hogar mantiene habitualmente la puerta de la nevera abierta durante mucho tiempo mientras piensa en su próxima comida.

Horno

Si te gusta hornear, sabes que estos aparatos consumen bastante energía. Los hornos pueden liberar una gran cantidad de calor ambiental en la cocina en medio de una ráfaga de cocción. Además, sobrecargan el aire acondicionado, exigiéndole que atempere el calor producido por el horno, además del calor exterior.

Caja de cable y TV

Esta adición a la lista puede sorprender a algunos porque se trata de dispositivos más pequeños en comparación con los aparatos mencionados anteriormente. Recuerde que su caja de cable y su televisor están siempre enchufados, lo que significa que consumen energía las 24 horas del día. Pon la mano encima del receptor de cable. Si está encendida, probablemente está generando un pequeño calor que puedes sentir desde al menos uno o dos centímetros de distancia.

Lavavajillas

Lo creas o no, tu lavavajillas está al final de la lista de cosas que más energía consumen en tu casa. No sólo no consume mucho, sino que, de hecho, ¡consume menos energía que lavar los platos a mano con agua caliente!

¿El uso del ventilador ahorra energía?

A menudo se recomienda no utilizar el aire acondicionado y encender el ventilador si se tiene demasiado calor. Pero si hace mucho calor, ¿es mejor encender el ventilador o bajar el termostato unos grados?

¿Cuál es el coste energético de un ventilador?

Si supones que los costes energéticos del funcionamiento de un ventilador son mínimos, estarías en lo cierto. Los ventiladores consumen tan poca energía que hacer funcionar ciertos ventiladores (piense en los de corriente continua) a alta velocidad durante las 24 horas del día le costaría unos 5 dólares al mes.

El único aspecto negativo es que -dependiendo del ventilador- puede tener un coste inicial ligeramente superior, especialmente si elige un ventilador más avanzado y de mayor eficiencia energética.

¿Cuál es el coste energético del aire acondicionado?

Determinar el coste de su aire acondicionado es un poco más complicado porque hay que tener en cuenta el tipo de sistema y el tamaño de su casa. El coste también varía en función de si utiliza una unidad de pared o un aire acondicionado central.

Unidad de aire acondicionado de pared

Si tiene una unidad de aire acondicionado de pared, sus costes van a ser un poco diferentes a los del aire acondicionado central. Una unidad de aire acondicionado de ventana le costará una media de 50 dólares al mes, dependiendo de su proveedor y de su ubicación.

Unidad de aire acondicionado central

El aire acondicionado central puede aumentar rápidamente su factura de electricidad. Si utiliza regularmente el aire acondicionado central, el coste medio será de 130 dólares al mes, dependiendo de la tarifa contratada, el tamaño de la vivienda y la ubicación.

El ventilador o el aire acondicionado, ¿puede ser rentable utilizar ambos?

Los ventiladores crean movimiento de aire y son menos costosos que el aire acondicionado. Sin embargo, los ventiladores no producen aire frío, simplemente mueven el aire existente. El flujo de aire nos ayuda a sentirnos más cómodos, pero no reduce la temperatura.

La mejor manera de mantenerse fresco y por debajo del presupuesto es utilizar un ventilador y el aire acondicionado a la vez. Si no sabe por dónde empezar, empiece ajustando el termostato unos grados más arriba y encienda los ventiladores. Gracias al movimiento de aire provocado por los ventiladores, empezarás a sentirte más fresco incluso después de haber subido la temperatura.

Ajuste óptimo del termostato para ahorrar dinero

Si su presupuesto es su principal preocupación, querrá ajustar su termostato un poco más alto para maximizar el ahorro potencial. En los calurosos meses de verano, ajuste su aire acondicionado a 78 °F cuando esté en casa. Si sale a pasar el día fuera, suba un poco la temperatura para ahorrar aún más.

Otros consejos para ahorrar energía en verano

Ahora que ya sabe cómo utilizar los ventiladores y el aire acondicionado en su beneficio, es el momento de conocer otras formas de ahorrar energía este verano sin sucumbir al clima.

Concéntrate en la sombra

Es tentador abrir las cortinas en los días soleados de verano, pero si quiere dar un respiro a su aire acondicionado, combata ese impulso. Mantenga las cortinas cerradas para proteger su casa de los potentes rayos del sol y ayudar a mantener la temperatura baja.

Optimiza la iluminación de tus espacios

Si sigues nuestro consejo y mantienes tus cortinas cerradas, vas a necesitar tus luces. Al tener las luces encendidas más horas durante el día, deberás considerar la eficiencia de tus bombillas actuales. Considera la posibilidad de sustituir tus bombillas actuales por luces LED de bajo consumo, que convenientemente también producen muy poco calor en comparación con las incandescentes.

Salir a cenar fuera

¿Preparas una tormenta en la cocina pero pones el aire acondicionado a tope para que tu familia no se sobrecaliente? Quizá sea hora de cambiar de hábitos. En lugar de utilizar un aparato de interior caliente como el horno, ¡enciende la parrilla! Todo el exceso de calor saldrá al exterior en lugar de quedar atrapado en tu casa. También puedes cenar al aire libre una vez que hayas terminado de preparar la comida en el interior. Si es lo suficientemente tarde y el tiempo ha refrescado, puede abrir una ventana para dejar escapar el calor de la cocina.

Limita el uso de agua caliente

Cuando pueda, reduzca su dependencia del agua caliente. Tu calentador de agua utiliza una cantidad importante de energía y tus largas duchas están aumentando el calor y la humedad en el interior. En su lugar, aprovecha que ya hace calor fuera y toma una ducha templada en lugar de escaldada.

Si buscas más ideas, consulta nuestro blog. Regularmente publicamos nuevas ideas y consejos para ayudarte a conservar la energía y ahorrar en tus facturas.

En Energias Digital hacemos todo lo posible para proporcionarle acceso a información y guías centradas en las energías renovables, estudios de casos, tendencias tecnológicas, mercados, empresas y mucho más.

Publicidad
Publicidad

Más Leído